dcsimg
Células cancerígenas

Nuevas fórmulas para tratar el cáncer

31 marzo 2017

Hoy, 31 de marzo, se conmemora el Día Mundial Contra el Cáncer de Colon, el tumor maligno de mayor incidencia en nuestro país. Queremos aprovechar esta ocasión para hablar del futuro en el tratamiento del cáncer, y las nuevas vías de investigación con las que los científicos pretenden descifrar algunos de los enigmas de la enfermedad.

Así, en la actualidad los estudios están adoptando un nuevo enfoque y se están investigando los cambios epigenéticos (alteraciones genéticas determinadas por el ambiente celular y no por la herencia genética) que influyen en varios tipos de cáncer, para entender mejor estos procesos, con la esperanza de ser capaces de revertir pronto alteraciones dañinas en las células enfermas.

En el cáncer las células mutadas se multiplican de manera incontrolable, y en algún momento se extienden por otras partes del cuerpo. Los tumores malignos reemplazan el tejido sano y acaban destruyéndolo. Durante muchos años, se consideró que los cambios en el ADN eran el único factor implicado en el cáncer. Estas mutaciones llevan frecuentemente a que algunos genes dejen de funcionar correctamente. Como resultado, se pierde el equilibrio en las células sanas, entre la proliferación y la muerte celular.

En los últimos años, sin embargo, los científicos han descubierto que la proliferación celular también puede interrumpirse de otro modo: con marcas químicas incorrectas en el ADN. Del mismo modo que los puntos de un libro, estas marcas aseguran que se lea alguna información y otra no. Si están en el sitio equivocado, se pueden desactivar accidentalmente genes importantes o genes que normalmente están menos activos pueden activarse erróneamente. Esto puede tener el mismo efecto que una mutación en un gen.

Pero, en estos últimos años, la epigenética se ha convertido en uno de los ítems más recurrentes en investigación. En primer lugar, ésta explica por qué las células se desarrollan de diferente manera, en la piel, los nervios o las células óseas, por ejemplo, aunque todas tengan el mismo material genético.

Hoy en día los científicos creen que los cambios epigenéticos también juegan un papel en muchos o en la mayoría de tipos de cáncer. Además, por ahora no es posible revertir una mutación, pero sí se pueden revertir los cambios epigenéticos nocivos.
Los investigadores trabajan intensamente en la actualidad para encontrar las marcas epigenéticas que tienen un papel en enfermedades tumorales, y probar sustancias activas que puedan revertir estos cambios. De esta manera, esperan conseguir que las células cancerígenas vuelvan a ser células sanas.

Bayer

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *