dcsimg

La ilusión como medicina

8 julio 2016

Los niños hospitalizados con enfermedades graves ven su universo reducido al ámbito hospitalario. Los profesionales sanitarios, médicos y enfermeras, pasan a ser unos de sus principales referentes durante la enfermedad y son los que mejor conocen los efectos positivos que produce el proceso de construcción de una ilusión en los niños y sus familias.

La ilusión es un “viaje” en el tiempo, que se inicia en su identificación, pasa por el esfuerzo necesario para llevarla a cabo, la espera, la realización y, como no, el recuerdo. Y es una parte fundamental dentro del tratamiento de los niños, tanto como la cirugía, la radioterapia, rehabilitación o cualquier otra pauta necesaria para su recuperación, tal y como afirma el Dr. Jaume MoraDirector del Departamento de Oncología del Hospital Sant Joan de Deu, en Barcelona, en este vídeo.

El Dr. Mora lleva más de una década fomentando e incrementando las relaciones entre Fundación Make-A-Wish® Spain Ilusiones y el grupo de profesionales que dan soporte, desde el hospital, a los pacientes. El doctor destaca los efectos positivos que en estos pacientes tiene el proceso de la ilusión: “desde un cambio de perspectiva de las familias sobre el miedo o el dolor causado por la diagnosis y los tratamientos, a la recuperación de un entorno de “normalidad” y de unidad familiar que, en ocasiones, se ve también afectada o el recuerdo de un proceso que es capaz de generar felicidad en los peores momentos de la enfermedad”.

El camino de la ilusión se inicia en una primera visita con el equipo de Make-A-Wish Spain. Se identifica cuál es la ilusión del niño o la niña y se propone el plan de trabajo para alcanzarla. El menor es, siempre, el “jefe” de su ilusión. Junto a su familia, el equipo médico y la propia fundación trabaja para hacerla realidad, contando con la ayuda de las empresas colaboradoras y los voluntarios. Con la aprobación del equipo médico del niño, se crean experiencias inolvidables que generan esperanza, fuerza y alegría en el niño, su familia y todas las personas que participan en este proceso porque, cuando se proyectan en la ilusión, la vida se transforma positivamente.

Alba, una tímida niña de cinco años, es un ejemplo de superación para afrontar su enfermedad oncológica. Esta pequeña valiente llegó a las oficinas de Make-A-Wish Spain con una ilusión: conocer a la princesa Elsa de “Frozen” en Disneyland Paris y darle las gracias por acompañarle durante su proceso de recuperación. Está fundación le ayudó a trazar su plan de trabajo para conseguirla y Alba enseguida se puso en marcha con sus deberes.

Así es como superó su timidez y grabó una de sus canciones favoritas de la película “Frozen”, creó su propia melodía con mucho ritmo y entregó un vídeo-presentación que parecía hecho por profesionales. Con los deberes hechos, y con la colaboración de Bayer, Make-A-Wish Spain ayudó a Alba a hacer realidad su ilusión: vivir una gran aventura en Disneyland París. Gracias a su esfuerzo y dedicación, Alba consiguió realizar su sueño y conoció a su princesa favorita.

Para el Dr. Mora “la fuerza de la construcción de una ilusión, de manera positiva, claramente impacta en el beneficio psicológico y físico, no solo del paciente, sino también de la familia y de su entorno (…). La ilusión permite a nuestras familias y a nuestros pacientes vivir un entorno que definiría de belleza en un momento en que sus vidas están claramente determinadas por el silencio, la frialdad y la incertidumbre de una enfermedad potencialmente mortal”.

Pero lo más importante es comprender que la ilusión se construye de forma colectiva: con el esfuerzo y las ganas del niño, la familia, los médicos, las enfermeras, el equipo de Make-A-Wish Spain y, naturalmente, aquellas empresas como Bayer que, con su colaboración, hacen posible la labor de la fundación.

Fundación Make a Wish

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *