dcsimg
Un hombre maduro hace deporte en un gimnasio

Ictus por fibrilación auricular: Más graves, pero prevenibles

29 octubre 2015

La fibrilación auricular (FA) no valvular es una condición de salud que se manifiesta cuando los latidos del corazón se vuelven irregulares y en ocasiones se aceleran sin ninguna razón aparente. Este tipo de arritmia, puede ocasionar la formación de coágulos que pueden viajar hacia el cerebro por el torrente sanguíneo, provocando un ictus.

Según diversos estudios, los ictus asociados a fibrilación auricular son más graves, en comparación con otros tipos de ictus:

  1. En España se produce una muerte por causa de ictus cada 15 minutos. Es la segunda causa de muerte global y la primera en la mujer en la población española.
  2. En el año siguiente a un ictus relacionado con la FA, muere casi el 50% de los pacientes (1).
  3. Más del 50% de los pacientes con un ictus relacionado con FA sufren un cierto grado de discapacidad como consecuencia (2).

Las complicaciones de un ictus pueden llegar a ser muy serias, ya que puede dejar a la persona que lo sufre incapacitada, con problemas motores y de comunicación. Adicionalmente impone una carga emocional muy fuerte a los pacientes, sus familiares, cuidadores, amigos y a la sociedad en general, sin dejar atrás el coste económico que se calcula en los 9.000 euros por persona solamente durante su hospitalización en la fase aguda, lo que le supone al Sistema Nacional de Salud (SNS) un gasto anual total de 720 millones de euros.

Lo importante es que las consecuencias de la fibrilación auricular no valvular, entre ellas, el ictus, pueden ser prevenibles. De hecho, en España, un porcentaje alto de pacientes que acuden a la atención primaria lo hacen debido a FA donde reciben tratamiento anticoagulante como parte de la estrategia de prevención de la formación de trombos y con ellos, de riesgos mayores para la salud.

Existen actualmente dos tipos de anticoagulantes utilizados para prevenir:

  • Clásicos: Inhibidores de la vitamina K, que ejercen su efecto anticoagulante de forma indirecta, interfiriendo con los factores de coagulación Vitamina K dependientes. Este tipo de anticoagulantes requieren monitorización en sangre regularmente mediante la medición del INR y se debe ajustar la dosis porque existen alimentos y medicamentos que interfieren en sus efectos.
  • Nuevos: Anticoagulantes de acción directa, que ejercen un efecto inhibidor directo sobre un único factor clave en la coagulación y se administra una dosis fija de fármaco.

Carmen Aleix, presidenta de la Federación Española del Ictus (FEI, que aglutina a las asociaciones de pacientes de ámbito local y autonómico de todo el país), asegura que controlando los factores de riesgo se podrían evitar el 80% de los casos de ictus.

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS:
(1) Marini C, De Santis F, Sacco S et al. Contribution of atrial fibrillation to incidence and outcome of ischemic stroke: results from a population-based study. Stroke 2005;36:1115–1119
(2) Gladstone DJ, Bui E, Fang J et al. Potentially preventable strokes in high-risk patients with atrial fibrillation who are not adequately anticoagulated. Stroke 2009;40:235–240.

Bayer

Comentarios

  1. Hosting -

    Figura 4. Anticoagulantes establecidos y de reciente aparici n para la prevenci n del ictus en la fibrilaci n auricular.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *