dcsimg
Actores del teatro social profesional

El teatro que favorece la integración social y laboral

5 diciembre 2017

La profesionalización de una compañía de teatro formada por personas con discapacidades ofrece a sus integrantes la posibilidad de evolucionar a nivel personal y laboral con una ocupación digna y cualificada.

La Fundación Femarec, que se ocupa del apoyo, formación e inserción laboral de personas con discapacidad intelectual, fue pionera en 1997 en organizar un grupo de teatro social compuesto íntegramente por personas con necesidades especiales. El objetivo de la iniciativa era normalizar el acceso de este colectivo a espacios de cultura y creación que hasta entonces les eran totalmente ajenos.

En 2016, Femarec dio un paso más allá y creó la compañía Pot Teatre con el reto de hacer del teatro más que un instrumento de integración social y cultural. De esta manera, profesionalizó la compañía y apostó por la integración social, cultural y laboral de personas en riesgo de exclusión con la exigencia de la calidad y el rigor.

El director de la compañía, Albert Gracia, asegura haber encontrado muchos más hallazgos que dificultades y afirma que “la evolución de todos los actores y actrices ha sido muy elevada, cada uno tiene sus dificultades, pero han sabido superar con creces estas barreras”. Por su parte, Ariadna Rallo, una de las actrices, considera el teatro como su objetivo y reto principal en su vida porque para ella “es aprender a hacerse cada vez más grande como persona, me está ayudando a crecer y lo necesito porque necesito crecer como persona”.

El proyecto “Teatro social profesional” de FEMAREC, presentado por nuestro compañero Antonio Sáez, ganó el segundo premio de nuestro concurso interno “Los empleados proponen proyectos sociales por una vida mejor”. Para Antonio, “se trata de un proyecto único, pues no existen compañías profesionales de personas con discapacidad intelectual. Su experiencia como aficionados garantiza la calidad y la repercusión pública. Además, aporta valor en múltiples aspectos: terapéutico, cultural, laboral y de apoyo a la diversidad”.

La compañía Pot Teatre, que empezó siendo amateur, con el paso de los años y tras más de veinte espectáculos consecutivos de creación propia, se ha convertido en un grupo estable de actores y actrices que han aprendido el oficio y se han convertido en auténticos profesionales de la escena. Además de ser un claro ejemplo de la reinserción laboral de las personas con necesidades especiales, promueve la cultura de la diversidad, especialmente entre el público infantil y juvenil.

Bayer

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *