dcsimg
Una mujer con cefalea

Dolor de cabeza y cambios meteorológicos

18 mayo 2015

A menudo, nuestras abuelas presumen de poder adivinar los cambios de tiempo antes que los meteorólogos. La verdad es que sus previsiones no son las más precisas, ¡pero muchas veces aciertan! Pues bien, su capacidad para predecir los cambios atmosféricos no tiene nada que ver con la magia ni la casualidad, la clave está en su sensibilidad a los cambios bruscos de temperatura y de presión atmosférica.

Y es que los cambios meteorológicos pueden exacerbar la aparición de cefaleas, por eso quienes las padecen sufren más ataques cuando el tiempo es inestable, especialmente cuando se nubla, baja la presión barométrica o llueve. Este tipo de cefaleas son muy típicas durante la primavera, una estación del año marcada por los cambios repentinos de tiempo.

Un estudio publicado en la revista Neurology 1 (2009 Oct 27; 73 (17):1428), llevado a cabo por un equipo de científicos de la Universidad de Harvard (EEUU) en más de 7.000 pacientes, comprobó que los cambios meteorológicos, como un aumento de la temperatura y un descenso de la presión atmosférica, eran factores que incrementaban el riesgo de padecer dolor de cabeza.

Hay dos posibles razones para que se produzca esta situación, por un lado nuestra cabeza tiene huesos y se soporta en las vértebras cervicales, por ello, de la misma manera que los cambios meteorológicos influencian en la percepción del dolor de los enfermos reumatológicos, estas cefaleas podrían estar relacionadas con el sistema músculo-esquelético de nuestra cabeza y cuello.

Y por otro lado, la inestabilidad meteorológica favorece las modificaciones del estado de ánimo y ello afecta a la serotonina, que es uno de los neurotransmisores más relacionados con la cefalea, por lo que en los pacientes con tendencia a cefaleas podría ser también un efecto desencadenante.

Para aliviar la cefalea puedes tomar antiinflamatorios no esteroideos como el ácido acetilsalicílico. Pero siempre en la dosis adecuada, consultando el prospecto y, si tenéis cualquier duda, hablad con vuestro médico o farmacéutico.

REFERENCIAS:
1 Mukamal KJ; Wellenius GA; Suh HH; Mittleman MA. ‘Weather and air pollution as triggers of severe headaches’. Neurology. 2009 Oct 27; 73 (17): 1428.

Bayer

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *