dcsimg

Cuida tu salud a cualquier edad

12 febrero 2016

El 14 de febrero no sólo se celebra San Valentín, sino que también es el “Día Europeo de la Salud Sexual”. Se trata de una iniciativa que nació en el año 2003 promovida por la Alianza Europea para la Salud Sexual (ESHA), con el objetivo de concienciar y sensibilizar a hombres y mujeres sobre la necesidad de adquirir y mantener hábitos sexuales saludables.

En el caso del hombre, éste debería de prestar especial atención a las dificultades de erección, porque además de tener un gran impacto en sí mismo y en su pareja, se ha demostrado que la disfunción eréctil constituye un importante marcador del estado de salud general del hombre, al estar asociada a un mayor riesgo de enfermedad coronaria.

Aunque en muchos casos la disfunción eréctil tiene una causa orgánica, en los hombres jóvenes es frecuente que haya un motivo psicógeno detrás. El estrés, el trabajo, y la falta de tiempo pueden afectar a la calidad de las erecciones del hombre joven, al mismo tiempo que se convierten en un obstáculo para cuidarse y buscar solución. En estos casos la disfunción eréctil puede aparecer de forma más o menos brusca. Es frecuente que, en este contexto, los problemas de erección agraven la situación personal del hombre joven. Y la búsqueda de ayuda profesional también le produce mucha angustia. De hecho, el hombre suele tardar una media de 1,7 años antes de acudir al médico a pedir consejo, confiando en que el problema se solucionará solo, empeorando, de este modo su salud sexual y la de su pareja.

Según la Organización Mundial de la Salud “la salud sexual es un estado de bienestar físico, emocional, mental y social con relación a la sexualidad…”

Así pues, si tienes dificultades de erección, te invitamos a que tomes este 14 de febrero como un punto de inflexión y des un giro a la situación. El primer paso para avanzar hacia la solución del problema es ser consciente de su existencia. No asumir la disfunción eréctil, no resignarse a padecerla y reconocerla como enfermedad. Una vez estudiado el origen de la disfunción, el médico hará una serie de recomendaciones generales como son el abandono de hábitos tóxicos (tabaco, alcohol, drogas…), la práctica de ejercicio físico, la pérdida de peso… Además, en la actualidad existen tratamientos diversos y eficaces que consiguen recuperar la erección en la mayoría de los casos. No ignores tu problema de salud y acude al médico, él te dará respuestas.

Para más información Tenemosunaedad.com

Bayer

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *