dcsimg
Una liebre en el campo

Agricultura y biodiversidad, una alianza necesaria

1 abril 2015

Agricultura y biodiversidad han convivido desde que el ser humano empezó a cultivar sus propios alimentos. Sin embargo, si en un origen las personas se alimentaban de más de 1.000 plantas distintas, en la actualidad se cultivan menos de 150, el 80% de nuestros alimentos provienen de sólo 12 especies y la mitad de nuestras necesidades energéticas son suministradas sólo por 4 de éstas: arroz, trigo, maíz y patata. Esta realidad hace que las 9.850 especies restantes, si no se han perdido, estén en muchos casos, en claro riesgo. ¿Cuáles son las causas y las consecuencias de la pérdida de biodiversidad?

La biodiversidad en el entorno agrícola desempeña un papel esencial para la integridad y funcionamiento de los agrosistemas. Esta biodiversidad influye positivamente en la calidad del agua, en el equilibrio del suelo, y al final de la cadena, en la calidad de vida de las personas. La respuesta a este desafío pasa por apostar por un modelo de agricultura sostenible que aúne productividad con respeto al medio ambiente y, de esta forma, contribuir a que las personas vivan mejor en sintonía con su entorno.

El objetivo principal de los agricultores es producir alimentos seguros y de alta calidad, a precios asequibles. El uso de tecnologías agrícolas modernas aumenta la productividad por unidad de la superficie de la tierra. Esto reduce la presión para disponer de más tierras para el cultivo en todo el mundo.

Las tierras agrícolas no cultivadas deben mejorar la biodiversidad agrícola, por ejemplo, mediante la creación de bancos de escarabajos y franjas de flores y setos en los márgenes de los campo. Estas características del paisaje proporcionan una gama de beneficios para los pájaros, insectos, plantas, animales y otras especies que son importantes por igual para las tierras agrícolas, la biodiversidad y la agricultura.

De esta vocación, surgió hace dos años Baydiversity, un proyecto que pretende dar respuesta a las necesidades y retos de la agricultura moderna, al tiempo que promociona la biodiversidad, la responsabilidad ambiental y el desarrollo sosteninle. El proyecto promueve la realización de Planes de Acción de Conservación (PAC) en el entorno de fincas agrícolas, para catalogar las especies de flora y fauna existentes y la elaboración posterior de recomendaciones prácticas para gestionar, recuperar si es necesario y valorizar estas áreas. El proyecto fue Premio al Desarrollo Sostenible en su VII Edición, que concede la Consejería de Agricultura y Agua de Murcia, a la Sociedad Cooperativa Campo de Lorca.

La estrecha relación entre la producción de alimentos y la conservación de la biodiversidad genera un gran desafío: La respuesta a este desafío pasa por apostar por un modelo de agricultura sostenible que aúne productividad con respeto al medio ambiente¿Cómo alimentar a 9.000 millones de personas en 2050?

 

Bayer

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *