dcsimg
Cielo en recuerdo del accidente aéreo Germanwings

Comunicar las noticias más tristes: accidente aéreo de GermanWings

30 marzo 2015

Cuando uno está al frente de la comunicación de una compañía es consciente de que va a enfrentarse a situaciones duras, complicadas, confusas… Pero nunca se está preparado para abordar un proceso tan traumático e inesperado como el que hemos vivido estos últimos días. Nuestros pensamientos están con los pasajeros y familiares del vuelo 4U9525 de GermanWings.

El día que decidimos lanzar este blog pensábamos que iba a ser un canal de diálogo rápido, ágil y cercano a la sociedad. Nunca pudimos imaginar que en él tendríamos que comunicar una de las noticias más tristes que nos ha tocado abordar como equipo. Perder a compañeros y familiares de empleados cercanos en el accidente de avión 4U9525 de Germanwings, y tener que afrontar profesionalmente la gestión de la comunicación al mismo tiempo, ha sido una de las tareas más arduas que nunca hayamos tenido que desempeñar.

La angustia de los primeros minutos se convierte pronto en responsabilidad. Responsabilidad por contrastar datos certeros de fuentes fidedignas con la presión de la premura del tiempo. Responsabilidad de no vacilar, pero tampoco de adelantarnos a anunciar algo incorrecto por la presión externa e interna –comprensibles– del momento. De gestionar las cuestiones profesionales de la comunicación, mensajes-canales-tiempos, a la vez que recibimos muestras de apoyo y condolencias desde el ámbito personal.

La línea que separa la responsabilidad de la comunicación corporativa y nuestra responsabilidad de respetar la privacidad es extremadamente fina en situaciones como la vivida. Como compañía no nos corresponde hablar sobre la vida personal de los empleados y allegados pero, ¿cómo gestionarlo ante una noticia tan devastadora y de tal magnitud? Todo el mundo espera que Bayer informe. Además, como compañía multinacional tenemos un pie en nuestro país y uno en la central, con quien tenemos que coordinar nuestras acciones, especialmente en este tipo de situaciones de repercusión mundial. Todo ello sin olvidar las implicaciones legales de la información que se ofrece.

En Bayer elegimos privacidad. Elegimos preservar la intimidad y evitar la exposición pública de las personas que forman parte de nuestra organización, cuya información se filtraba en la prensa sin todavía tener la certeza de que todos los familiares de los pasajeros conocían la trágica noticia del accidente áereo. Atendimos a prácticamente todos los medios de comunicación de este país y agradecemos que, en su gran mayoría, respetaran nuestra voluntad.

Pero lo que más nos ha ayudado en momentos tan difíciles ha sido recibir un aluvión constante y masivo de muestras de apoyo, cariño y de buenos sentimientos por parte de cientos de personas: empleados, colaboradores, clientes, instituciones, periodistas, proveedores, empresas del sector, ciudadanos a título individual que querían acompañarnos con sus palabras en este duro trance. Gracias a todos y cada uno de vosotros.

Vuestras palabras de aliento nos han dado las fuerzas necesarias para poder enfrentarnos personal y profesionalmente a este triste proceso.

Carlota Gómez de la Hoz

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *